Una encuesta realizada a médicos de atención primaria del Centro Médico de Asuntos de Veteranos (VA) Michael E. DeBakey, en Houston, Estados Unidos, señaló que el  30 por ciento de ellos habían obviado los resultados de pruebas de los pacientes, por el exceso de información electrónica.

El nuevo test realizado a casi 2 mil 600 médicos de atención primaria halló que casi un tercio afirmaban que han pasado por alto resultados importantes de pruebas de los pacientes porque se distrajeron con información menos relevantes que invadía sus pantallas.

Hardeep Singh, autor del estudio explicó que el problema es que ahora es mucho más fácil comunicarse que antes. Pero también significa que los médicos, que son los encargados de filtrarlos, reciben mucha información sin importancia, y a medida de que se acumula, se arriesgan a no tomar en cuenta la que es realmente relevante.

Los investigadores enfatizaron que el problema no son los correos electrónicos tradicionales entre el paciente y el proveedor de atención de salud.

Singh señaló que el enfoque de esto son los mensajes seguros relacionados con los pacientes que se intercambian a través de una red cerrada de trabajadores de la atención coordinados. Es decir, entre los radiólogos, enfermeros, dietistas, podiatras, endocrinólogos y especialistas de ese tipo, o el envío de las llamadas ‘alertas asincrónicas’ a los médicos de atención primaria, que son recibidos como mensajes en el buzón y no como ventanas emergentes.

Para indagar si los mensajes entrantes son  excesivos, los autores enviaron una encuesta en línea de 105 ítems a médicos de atención primaria del Centro Médico de Asuntos de Veteranos (VA) Michael E. DeBakey, en Houston, Estados Unidos. Como resultado, todos usaban el mismo portal de expedientes médicos electrónicos.

La gran mayoría de los médicos que respondieron -casi el 87 por ciento- señalaron que recibían demasiadas alertas al día (un promedio de 63), y casi el 70 por ciento indicaron que recibían más alertas diarias de las que podían manejar con efectividad.

Singh, caracterizó este tipo de sobrecarga de información como un problema nuevo para el cual no hay una solución fácil. Quizás se deba a que algunos médicos son más versados que otros en el manejo de estos mensajes.

El especialista apuntó que algunos médicos se sobrecargan con 30 mensajes al día, mientras que otros no se sobrecargan con 100. Pero sin duda alguna el bombardeo del sistema de expedientes de salud electrónicos es un problema importante. Se pretende  averiguar cómo reducir algunas de las alertas redundantes y hacer que el sistema sea más fácil de usar.

Singh explicó que ciertas medidas podrían ayudar, como codificar la importancia de los mensajes con colores y usar carpetas para organizar automáticamente la información crítica. Algunas medidas ya existen, y otras hay que mejorarlas.

William Tierney, presidente y director ejecutivo de Regenstrief Institute, Inc., así como decano asociado de investigación en efectividad clínica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana, señaló que volver a tener los expedientes en papel no es una opción.

Tierney, aseguró que la encuesta realizada es una advertencia. Los sistemas mejorarán en el futuro, pero mientras tanto hay que estar atento. Esto significa que, si el médico no llama, no dé por sentado que recibió sus resultados y todo está bien, hay que asegurarse.

Bitácora Médica

[Fuente: Medline Plus]

Trabajo original en la revista JAMA Internal Medicine (en inglés): http://archinte.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=1657753